TERAPIAS

¿Qué es la Psicoterapia individual?





La psicoterapia es un proceso dedicado al tratamiento de problemas psicológicos que se basa en la relación, comunicación e interacción entre el consultante y el terapeuta (psicólogo o psiquiatra). La relación terapéutica es una relación profesional entre terapeuta y paciente, que se basa en una metodología: teoría y técnicas, y principios terapéuticos establecidos.

Dentro de esta relación se respeta un marco que incluye un lugar físico donde se realizan los encuentros y un espacio temporal, día y hora, estos elementos  dan una estructura y estabilidad a la psicoterapia.

El proceso de psicoterapia individual está indicado en el caso de una persona que sufre y que no encuentra un modo de solucionar o gestionar los conflictos. Cuando la persona se da cuenta de que no puede resolver la situación que le toca enfrentar por sí misma y cree que haciendo algunos cambios internos podrá modificar esas situaciones. O cuando se padecen una serie de síntomas que generan sufrimiento, inestabilidad o malestar, y dificultan o limitan la vida de la persona.

El objetivo terapéutico y el centro de atención es el individuo en su totalidad, se trabaja con los temas que trae el/la paciente y se utilizan las técnicas o metodologías necesarias en cada caso que puedan ayudar a la persona a esclarecer y resolver sus conflictos.

¿En qué puede ayudarte?

Puede ayudarte a desarrollar un mayor conocimiento de ti mismo/a, a entender y reprocesar tus emociones, pensamientos y conductas para que puedas realizar cambios positivos en las distintas áreas de tu vida. Que puedas aumentar la confianza en ti mismo/a,  la autoestima y que tengas una mayor autonomía a la hora de decidir. Que puedas gestionar emociones como la tristeza, la ira y el miedo, y en definitiva que puedas conseguir un mayor desarrollo y fortalecimiento psíquico.

¿Qué tipos de problemas se pueden trabajar?

La terapia individual se utiliza para trabajar problemas como tristeza prolongada, apatía, falta de ilusión, ansiedad, miedo, fobias, estrés, inseguridad personal y en la toma de decisiones, codependencia, carencia de autocontrol de emociones disfuncionales, dificultades derivadas de crisis vitales, dificultades en las relaciones con otras personas, problemas de adaptación o comportamiento, situaciones de violencia, problemas sexuales, obsesiones, problemas con el sueño, la alimentación, las adicciones, situaciones de duelo y pérdidas afectivas, etc.

 
¿Qué es la Psicoterapia de Pareja?

 

Este tipo de terapia se utiliza cuando en una pareja hay algún tipo de conflicto en la relación, que genera insatisfacción o  sufrimiento en uno o en los dos miembros de la pareja, y que no pueden resolver por sí mismos.

El tratamiento permite dilucidar las causas que provocan el/los conflictos, y posibilita que cada miembro descubra de qué manera ayuda a mantener la situación conflictiva, y a partir de aquí que cada uno pueda explorar qué hacer y en qué medida para resolverla.

El objetivo es que los miembros de la pareja adquieran una mayor capacidad para observar lo que les pasa, que aprendan a resolver los conflictos de la relación por sí mismos, y que descubran nuevas alternativas para solucionar las dificultades relacionales.

¿Qué problemas se abordan en terapia de pareja?

Ya sea en una relación de noviazgo, de pareja que convive o matrimonial se pueden presentar muchas situaciones en las que los miembros pueden sentirse estancados o incapaces de gestionar las dificultades que surgen en la relación. Algunas de ellas pueden ser: distanciamiento, deterioro progresivo en la relación, conflictos y peleas constantes, infidelidad, dificultades en la sexualidad, maltrato o abuso, pérdidas o duelos, situaciones externas que influyen de manera perjudicial en la relación, dificultades relacionadas con el ciclo vital de la pareja, divorcio o separación, etc.

¿Cómo se trabaja?

La psicoterapia de pareja con psicodrama se respalda en el marco teórico del psicodrama, que cuenta también con unametodología propia y una serie de técnicas específicas para el sociodrama de parejas.

El equipo está formado por dos terapeutas especializados en psicodrama y en sociodramas de parejas, uno asume el rol de Director de Psicodrama y el otro de Yo-Auxiliar.  De este modo se opera desde dos posturas diferentes: el Director desde el polo mental y el Yo-Auxiliar desde el polo sensitivo. Este último será quién trabaje a nivel corporal y quien asuma diferentes roles en las dramatizaciones, junto con los miembros de la pareja.

Además de la comunicación abierta y clara, la metodología que se emplea es la misma que en el psicodrama, es decir las tres etapas: caldeamiento, dramatización y comentarios.

Y se utilizan también las dos vías de dramatización que propone Rojas Bermúdez:

  • Dramatización
  • Imagen
Se pueden utilizar también objetos intermediarios y técnicas de psicodanza que facilitan la comunicación y permiten una mayor expresión de las emociones.

¿En qué puede ayudaros?

A funcionar mejor en la relación de pareja, a que podáis encontrar nuevas formas de relacionaros, a mejorar la comunicación, a poder poneros en el lugar del otro y por tanto entender más lo que le pasa o siente la otra persona. A establecer nuevas normas, más adaptadas al momento actual.

También puede ayudaros a que cada uno os responsabilicéis de sí mismos, en lugar de cargar las culpas en el cónyuge. Entender cuando se mantiene un vínculo por dependencia emocional, poder modificarlo y aprender a funcionar con autonomía y libertad.

En caso de separación o divorcio, permite encontrar maneras de hacerlo que permitan llegar a acuerdos minimizando los conflictos.            
¿Qué es la Psicoterapia de Grupo?



La psicoterapia de grupo es un tratamiento terapéutico que se realiza a un conjunto de personas que se reúnen periódicamente en un lugar y momento determinados,  coordinado o dirigido por un psicoterapeuta especializado en psicoterapia de grupo, con el objeto de trabajar conflictos individuales o dificultades en las relaciones entre las personas, que pueden ser abordados y resueltos con la ayuda del grupo, enriqueciéndose de las experiencias, puntos de vista y modos de hacer diferentes. En este sentido el grupo ofrece una efectividad y fuerzas únicas.  

El hombre es un ser social, nace, crece y se desarrolla en grupos. La psicoterapia de grupo plantea el tratamiento del individuo en su contexto natural, junto a otras personas, donde poder interactuar, escuchar y ser escuchado, ver y ser visto, sentir, y ejercer diferentes roles, y a partir de aquí comprender las causas de su sufrimiento y encontrar soluciones in situ, en el aquí y ahora del grupo, con el apoyo y contención del terapeuta y los demás miembros del grupo.  

Jacobo Levy Moreno (creador del Psicodrama) acuñó el término Psicoterapia de Grupo, para él la estructura del grupo está elementalmente constituida por la red de interrelaciones intragrupales, es decir, que está conformada por la relación e interacción entre los individuos y es en esta interacción en la que se centra el trabajo terapéutico.

¿Por qué es efectiva la Psicoterapia de grupo?

  • Porque es un modo de tratar a las personas en su medio natural, dado que vivimos en relación, es decir en grupo.
  • Porque, tomando las palabras de Santos Scavuzzo, en el seno del grupo se produce el fenómeno vincular a través del cual se visualiza la estructura psicológica  tanto del individuo como del grupo. Los vínculos conflictivos se expresan en el grupo terapéutico, y en éste pueden ser elaborados y modificados.
  • Porque en un grupo, los pacientes actúan como agentes terapéuticos entre sí amplificando de este modo su valor curativo, dado que la particular mirada que aportan los demás miembros ofrece otra perspectiva y se complementa con la del terapeuta.

¿En qué puede ayudarte?

El grupo terapéutico ofrece un locus y una matriz, es decir que se crea un lugar y espacio, un campo donde se generan una serie de interacciones que proporcionan las condiciones óptimas para desarrollar diferentes áreas de la persona, en un espacio de seguridad, acompañamiento y contención.

En el grupo se evidencian los modos de relación de cada persona, lo que permite un mayor conocimiento de uno mismo en la medida que es posible explorar cómo se es percibido por otros y qué generan los modos de actuar propios.

A su vez el grupo terapéutico ofrece la oportunidad de modificar, ensayar, probar con la práctica nuevos modos de relacionarse en un clima de colaboración, escucha, observación y respeto.

Esto permite desarrollar una mayor capacidad de comprensión y empatía no sólo en el grupo, sino también fuera de él, es decir en el contexto social.

¿Qué tipo de problemas se abordan?

De igual modo que en la terapia individual, con la terapia de grupo se pueden abordar una diversidad de enfermedades y síntomas. Puede ser útil para personas que desean desarrollar habilidades interpersonales, o para aquellos/as que tienen dificultades en las relaciones con otras personas, inhibiciones o fobias, ansiedad, estrés, depresión o tristeza prolongada, rigidez corporal, obsesiones, trastornos de la alimentación, toxicomanías, trastornos de personalidad, duelos y pérdidas, ente otras.

¿Cómo es una sesión de Psicoterapia de Grupo con Psicodrama?

El Psicodrama fue la primera corriente que introdujo el cuerpo en acción en la psicoterapia, dando importancia no sólo al lenguaje verbal, sino también a la comunicación que se realiza a través del cuerpo. Desde esta perspectiva es posible acceder a recuerdos y emociones que no tienen un lugar en el discurso, que no pueden expresarse a través de la palabra y si a través de gestos, movimientos o expresiones corporales.

Rojas Bermúdez habla de tres dimensiones del psiquismo, la mente, el cuerpo y el ambiente, a través del Psicodrama podemos acceder a ellas e intervenir de una manera natural y muy eficaz.

Como comentábamos en la sección dedicada al Psicodrama, la sesión terapéutica se divide en tres etapas: caldeamiento, dramatización y comentarios.

Al inicio de la sesión hay un caldeamiento inespecífico, en el cual participa todo el grupo, mediante el movimiento corporal, el desplazamiento por el espacio y la utilización de técnicas activas. Así, el grupo se prepara para la acción: la dramatización. El caldeamiento se asemeja al calentamiento previo que hacen los deportistas para preparar al organismo para un buen rendimiento físico.

Del caldeamiento grupal surge un/a protagonista, con él se realiza un caldeamiento específico para la acción dramática.  El/la protagonista pasará a interpretar en el escenario una situación real o simbólica, ya sea solo/a o con ayuda de los Yo-Auxiliares (profesionales adecuadamente formados y que son parte del equipo terapéutico) o con ayuda de los compañeros/as del grupo que jugarán diversos papeles.  El protagonista podrá  representar situaciones de su vida a través de la acción, y esto le permitirá llegar a una comprensión de lo sucedido, situarse como observador de su propia escena y explorar nuevos modos de actuar en el aquí y ahora.  Este es el núcleo de la sesión, la dramatización.  

Según la línea metodológica de Rojas Bermúdez, la dramatización puede ser dos maneras:
  • Dramatización: como una interpretación o actuación de situaciones reales o imaginarias, pasadas o futuras.
  • Imagen: mediante la construcción de imágenes,  es decir de modo simbólico, con objetos o personas, ya sea de aspectos internos, pensamientos o emociones, etc. que le ayudarán a adquirir una nueva visión y comprensión, y del mismo modo tendrá la oportunidad de encontrar una solución ensayando nuevas formas o realizando cambios en la escena.

El caldeamiento inespecífico (con el que se inicia la sesión) comprende a todo el grupo cohesionándolo y preparando  el clima adecuado para que surja el protagonista, que es el emergente grupal. Por esto la dramatización que realiza este último, además de abarcar su situación personal, tiene puntos de contacto con la de los demás miembros. Es decir, que es representativa de una temática común al grupo. De manera que lo dramatizado por un miembro resuena en el resto o, dicho de otro modo le evoca situaciones  personales.

En el tercer momento de la sesión, en los comentarios, se comparten y elaboran los efectos que produjo la dramatización, tanto en el protagonista, como en los demás integrantes. Podemos decir entonces que en la resonancia reside, en gran parte, la posibilidad curativa del psicodrama: lo trabajado por el protagonista, emergente del grupo, es terapéutico para sí mismo y para todo el grupo.